En esta entrada os voy a contar mi experiencia a la hora de comprar un Tesla Model S 85.

¿Por qué un vehículo eléctrico?

He visto infinidad de vídeos en la plataforma Youtube sobre vehículos eléctricos y en especial de la marca Tesla. He tenido la posibilidad de conducir en varias ocasiones un Tesla Model S P100D, un Renault ZOE E 40 y el nuevo modelo del Nissan LEAF y he de decir que la conducción de un vehículo eléctrico me sorprendió bastante, la serenidad que me transmite es algo que me cautivó. Soy motero y como tal, me encanta el sonido de un motor rugiendo mientras aceleras, así que esa sensación era nueva para mí.

Por mi trabajo y lugar de residencia diariamente realizo unos 200 km diarios, lo que hacen 1.000 km en una semana normal de trabajo, y si a esto le sumamos los desplazamientos de fines de semana más vacaciones, he calculado una media de más de 5.000 km mensuales. Lo que anualmente supone más de 60.000 km.

Al precio que está la gasolina (Diesel en mi caso) hoy por hoy, 1,23 €/l. la última vez que reposté, se me van 70 € en llenar el depósito de combustible, que de media me permite realizar entre 900 y 1.000 km. Lo que quiere decir que mensualmente me gasto 280 € en el mero hecho de ir a trabajar, que si añadimos un viaje de ocio el fin de semana, que son bastantes ya que mi familia vive en otras poblaciones, debo añadirle al menos otros 20 o 30 € adicionales. Total, que al mes me puedo gastar sin despeinarme más de 300 € en gasolina.

Las revisiones de mi coche (bmw) no es que sean de las baratas, incluso realizándolas en un taller no oficial, cada revisión asciende entre 100 y 250 € dependiendo de los componentes a sustituir. Como realizo tantos kilómetros mensuales, las revisiones que realizo cada 20.000 km no suelen demorarse más de 3 meses.

Echando cuentas entre gastos de gasolina y revisiones, de media el coche se lleva más de 360 € (es una media, hay meses mejores y peores) además de la letra del préstamo. Mirando mi presupuesto, pidiendo el dinero al banco claro está, puedo acceder a una letra de 700 € mensuales a devolver en cómodos 96 plazos (entiéndase la ironía).

Al final me decanto por Tesla, tanto por la autonomía del vehículo como por su red de carga con los superchargers y diréis “¡ala! el c****n se va a comprar un carrazo”, pero nada más lejos de la realidad. ¡Empieza mi aventura!

Buscar el coche

Si miráis en la web oficial de Tesla, el vehículo más barato y pelado del que disponen cuesta 86.000 €, ¡86.000 eurazos! Que mensualmente conlleva una letra de más de 800 €. PUFF! Inviable gastarme ese dineral con mi sueldo. Me recorro los concesionarios de las marcas que sé que disponen de vehículo eléctrico para pedir presupuesto. Renault, Nissan, Hyundai… En algunas ponen muy poco interés en vender vehículos eléctricos y más para los kilómetros que yo hago. Los cálculos van y vienen, que si batería en alquiler o en propiedad, que si cargador en casa, que si entrego mi coche viejo, etc.

¿Cuál es mi sorpresa? Un Nissan LEAF (que es el que más me gusta) tiene una media de 6 meses de espera y cuesta entregando mi coche la friolera de más de 34.000 €. Es para pensárselo ya que con ese precio me puedo comprar muchos Nissan Micra. 😀

Es una inversión importante y decido informarme por foros de vehículos eléctricos para conocer la experiencia de usuarios que ya tienen un vehículo eléctrico y ver si así me animo a tomar la decisión. En uno de los posts que me encuentro, leo la experiencia de un usuario exportando un Tesla de ocasión desde Europa, o lo que denominan CPO (Certified Pre-Owned).

Indagando más por Internet me cruzo con empresas como Tesla Import Specialist de Alan Fuertes, Electric Vehicles de Oscar García y Evan Motors. Sergio García fue muy amable conmigo y trató de ayudarme en todo momento en la búsqueda de un coche que se adaptase a mis necesidades, pero lamentablemente los precios seguían siendo elevados para mi economía. Otros ni se molestaron en contestar a mis correos electrónicos. Para aquellos que se lo puedan permitir, recomiendo los servicios de un profesional que les pueda asesorar en todo el proceso de búsqueda, compra y exportación del vehículo. Pero este tampoco era mi caso.

Como todo español, recurro a las webs de compra/venta de vehículos en busca de algún vehículo eléctrico que se adapte a mis necesidades a un precio ya no asequible si no más o menos aceptable. Pero éste tampoco es mi caso.

Un poco asqueado ya con el tema, recurro a la web de CPO de Tesla, donde hay vehículos con pocos kilómetros y a un precio inferior. Oh! no hay ni un vehículo, en España apenas hay mercado de ocasión de Tesla. Entonces decido cambiar de país por aquel post que leí en internet de exportar el coche de Holanda. Es tan sencillo como irse a la parte inferior derecha de la web y pinchar sobre la bandera del país.

Nos mostrará un listado de los países donde Tesla opera.

Podemos mirar en las distintas web de Tesla los vehículos disponibles, pero donde yo di en el clavo fue en la web de Holanda (Nederland).

¿Por qué Holanda? Además de que el mercado de vehículos Tesla usados es mucho más grande, los impuestos a vehículos eléctricos son los mismos que en España, por lo que a la hora de importarlos Hacienda no te dará muchos problemas con los impuestos, además de pertenecer a la UE.

Los coches tienen precios muy variados dependiendo de las características y de los kilómetros, empezando desde 42.000 € hasta más de 80.000 €. Busco un vehículo con techo, me da igual que sea panorámico o solar. Suerte para mí ya que la mayoría de los vehículos disponen de techo, pero este capricho no saldría barato, la diferencia entre un vehículo con techo o sin el es de unos cuantos miles de euros. He probado el Autopilot de Tesla y me parece una pasada, pero los precios de los vehículos con esta opción superan los 60.000 €, imposible.

Los precios superan mi presupuesto, por lo que decido tomarme unos días para aclarar ideas y dejar de agobiarme por no encontrar el coche que quiero.

Pasados unos días, algo más tranquilo y con la mentalidad de que es un caso perdido y no voy a poder comprarme un coche de ese nivel, vuelvo a entrar en la web de CPO de Holanda. Para mi sorpresa me doy cuenta de que los precios de los vehículos han bajado ligeramente, unos 800 € desde la última vez que lo miré. Empieza un juego arriesgado que casi me provoca un ataque al corazón y que el comercial de Tesla acabase hasta las narices de mí.

Le echo el ojo a un Tesla Model S 85 con 120.000 km, negro y con techo solar, lo que yo quería! Pero el precio es elevado.

Dejo un par de días a ver si los vehículos siguen bajando de precio y así es, los vehículos siguen bajando de precio.

Llamo al comercial de CPO en Holanda que casualmente entiende bien el español, y entre su español y mi inglés nos entendemos a la perfección. Le digo cual es mi tope de presupuesto y que es lo que le ofrezco por el coche, pero me dice que no, que el precio que marca la web es inamovible.

Decido arriesgarme y esperar un poco a ver si el coche baja de precio. Unos días después y sabiéndome de memoria la web de Tesla, los vehículos siguen bajando de precio.

Es viernes 13 de Julio, vuelvo a acceder a la web de CPO de Tesla y veo que justamente un coche al mismo precio del que yo quiero ha desaparecido de la web, ha sido comprado. Me empiezan a entrar los sudores, ¡me voy a quedar sin el coche!, mi pareja me quiere tirar por la ventana, ¡resérvalo ya! me dice. El precio ya está dentro de mi presupuesto así que me decido a darle al botón rojo. ¡Mierda! No funciona el pago por la web y ya es tarde para llamar por teléfono, me espera un fin de semana interesante.

Sábado 14 de Julio, el coche sigue bajando de precio, mi hermano me anima a que no intente reservarlo más y espere a ver si baja más de precio. Los nervios me tienen desquiciado, entro en la web unas 20 veces diarias a ver si sigue estando disponible el coche, ¡Me lo van a quitar!

Domingo 15 de Julio, el coche ha vuelto a bajar de precio, está por debajo de mi presupuesto y me parece una ganga. Ya está, de hoy no pasa, seguro que alguien lo reserva, aunque yo lo intento día, tarde y noche y nada, siempre sale un error.

Desmoralizado completamente decido pasar el domingo tranquilo con los amigos, que sea lo que tenga que ser.

Lunes 16 de Julio, me levanto temprano como cada día de diario para ir a trabajar y llego al trabajo antes de las 8 de la mañana. Abro el navegador y arto de visitar la web de Tesla, éste me muestra la web en los sitios visitados recientemente. Me decido visitarla para llorar un poco, pero para mi sorpresa ¡el coche sigue estando disponible!

Como tengo el número móvil directo de comercial de CPO de Tesla en Holanda decido esperar a las 9 de la mañana y llamarle directamente. No me lo coge, mis nervios aumentan por momentos, se masca la tensión en el ambiente. Después de varias llamadas el comercial me devuelve la llamada, seguro que pensando quien es el loco que le llama tantas veces a primera hora, me dice que sí, que el coche está disponible y que va a realizar una reserva manual para mí. 5 minutos más tardes y después de dar mis datos ¡el coche ya es mío! Me enviará un correo con toda la información para que haga una transferencia de la reserva, el coche pasará a ser acondicionado para su entrega y en 7 días me dirán cuando puedo ir a por él.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *